Ir al contenido principal

¿QUÉ LEER Y POR QUÉ?


Imperium y Conspiración de Robert Harris & Cicerón de Anthony Everitt

Hoy os traigo a esta sección dos títulos complementarios que tienen que ver con un personaje de la historia de Roma que a todos nos suena; os daré una pista, era abogado... sí Cicerón, exactamente.

El pasado 7 de Julio coincidió la publicación en castellano de la última entrega de la trilogía de Cicerón del autor Robert Harris con su salida en formato libro de bolsillo.

Aunque a la tercera parte (edición de bolsillo) aún le costará unos meses estar en las librerías, ya podéis encontrar tanto la primera como la segunda.


 pincha aquí
más información 

Además os hablaré de una biografía de Cicerón que puede ampliar nuestra visión del orador.


Comenzaré por las novelas históricas, si no os parece mal.

      Robert Harris es más bien un autor de novela policiaca (aunque tenga en su haber la novela de Pompeya también, criticada sin embargo por la autora Mary Beard) y, evidentemente, deja patente su sello en la trama.

     La historia nos la presenta Tiro (o mejor dicho Tirón, como sería la traducción correcta del nombre propio -sustantivo de la tercera declinación, tema en nasal- del esclavo -y posteriormente liberto- de Cicerón), quien narra los hechos en primera persona y lógicamente desde su punto de vista.

     El autor ha dividido la vida de Cicerón en tres etapas, que nos llevan a través de su cursus honorum o la carrera política de Cicerón y que fundamentalmente recogen tres hechos importantísimos en la vida de nuestro orador y en la de la Roma del s. I a.C.:


                                                              1) El proceso de Verres 
      2) La conspiración de Catilina
      3) La dictadura de Julio César
       
      Yo descubrí estas novelas cuando estaba traduciendo una tarde los discursos de Cicerón y quise saber más acerca de cómo se llevaban a cabo los juicios en la Roma antigua, ponerle vida al discurso original, que ya de por sí rezuma actividad, pero sin embargo, algunas veces puede resultar algo tedioso. Por esa misma razón su lectura es recomendable.

         
aquí vemos las dos editoriales que están actualmente en el mercado
la de Grijalbo es mayor en tamaño
        A pesar de todo lo dicho, quizá su lectura, no esté del todo a la altura de lo que promete (como me pasó a mí, que me quedé con esa sensación de está bien, pero...).

       Y quizá ese pero esté relacionado de alguna manera con el otro libro del que os quería hablar: la biografía de Cicerón de Anthony Everitt.

más información


      Leyendo las novelas de Robert Harris, me dio la sensación de que el relato seguía bastante esta biografía cuya publicación es cronológicamente anterior.

        Recomiendo encarecidamente la lectura de esta biografía, sobre todo para entender o enterarse (que también me vale) de la trayectoria profesional de Cicerón. A mí, sobre todo, me ayudó mucho para contextualizar la traducción de los discursos (a pesar de que contemos con las introducciones a cada uno de ellos en el libro correspondiente por ejemplo de la editorial Gredos) porque se me presentaron en orden cronológico y con una lectura amena y ágil. 


        Así que no lo dudéis, si os apetece conocer mejor a este gran personaje histórico, aquí tenéis varias propuestas


                 Hasta aquí por hoy y hasta la próxima
        





Comentarios

Entradas populares de este blog

PASEANDO CON... EL PIRATA QUE APRESÓ A JULIO CÉSAR

______________________________________________________
“Yo no imaginaba que
volvería a por nosotros” ______________________________________________________

Hoy tenemos con nosotros a un recaudador compulsivo de lo ajeno del mare nostrum…. bueno, a un pirata del Mediterráneo, quien por cierto se va a mantener en el anonimato porque así lo desea.
Vocabula Graeco-Latina: No sé si darle las gracias, por estar con nosotros, ejem, y que sepa que tengo vigiladas mis cosas por si acaso.
Pirata: JajaJajajJa No se preocupe, hombre, me arrepentí y, bueno, pagué por mis delitos.
V.G.: Sí, sí, de hecho, de eso quería hablarle. Tengo entendido que usted ejerció la piratería en el Mediterráneo oriental hacia el año 70 a.C. ¿no es así?
P.: así fue, sí señor, arrrr ¡buenos tiempos! Por aquel entonces hacíamos lo que queríamos, navegábamos libres y sin preocupaciones.
V.G.: Ajam, y, por casualidad, no recordará usted haber abordado un barco, algún quinquerreme o algún transporte en el que viajara un muchacho…

LA BATALLA DE LOS HELVECIOS

LA BATALLA DE LOS HELVECIOS
    escrito por Jorge M. Bernad
Principios del verano del 58 a.C., La Galia Cerca del río Arar (Saona)
I
Una columna de soldados romanos avanzaba silenciosamente en medio de la oscuridad. La cañada por la que marchaban en fila de a dos había sido reconocida por los exploradores del ejército de César a última hora de la tarde. Detectaron que los helvecios habían parado a escasos kilómetros del lugar escogido para levantar el campamento romano y se preparaban para pasar la noche en una llanura al pie de una colina. Volvieron para informar a César de inmediato. Ésta era precisamente la oportunidad que estaba esperando César, procónsul de Roma para las provincias de la Galia Cisalpina, la Galia Transalpina y el Ilírico por un período de cinco años. Llevaba varios días siguiendo a estas gentes que habían incendiado sus ciudades y abandonado sus tierras para asentarse en otras mejores. Habían optado por atravesar la provincia romana en su camino y Roma, o …
(Viene de La guerra de las Galias I)


LA  MARCHA CONTRA ARIOVISTO
(La guerra de las Galias, II)
Verano del año 58 a.C., La Galia proximidades de la ciudad de Bibracte
I
La guerra de los helvecios había terminado. La Galia estaba de nuevo pacificada. Cualquier gobernador romano se habría dado prisa en reclamar un triunfo, pero César era diferente. A los pocos días todas las naciones galas solicitaron ser recibidas por César para celebrar su gran victoria. Acordaron pues el día de la reunión y se presentaron en la tienda principal del campamento romano.
El centurión de la legio X entró de repente en la gran tienda praetoria y se cuadró en la entrada           - ¡César, los embajadores galos están aquí!    -Bien Marco. Hazlos pasar –dijo César, sin alzar la vista ni dejar de dictar a los tres esclavos que había en la estancia: dos cartas y el primer borrador de la campaña que acababa de finalizar. Había también otras personas en la tienda, ordenanzas trayendo y llevando documentos, partes de defun…