Ir al contenido principal

¿QUÉ LEER Y POR QUÉ?

Salaminade Javier Negrete


Si estás pensando en leer algo de las guerras entre griegos y persas y no sabes qué, Salamina es tu novela

enlace en Amazon
SALAMINA, de Javier Negrete, es una novela histórica acerca de la Grecia clásica en su momento de gloria: las Guerras Médicas. A pesar de que todos tengamos ahora mismo en la cabeza un estetoscopio… no, no tiene nada que ver con los médicos ni con los hospitales, sino con los persas, que también se conocen como medos, y de ahí el nombre. Las guerras que los griegos, aunque no todos, llevan a cabo contra el persa y que son fruto de una represalia persa por haber ayudado a la sublevación de los jonios en Anatolia, encumbrará a Atenas a la hegemonía de la Hélade y a la talasocracia que ejercerá a partir de entonces, lo que desembocará en un imperio ateniense y en otro conflicto posterior que acabará con ella: La Guerra del Peloponeso. Quizá podríamos hablar de hybris, pero no adelantemos acontecimientos, ni nos desviemos del tema. La novela, que se divide en seis partes como si de una obra de teatro se tratara (prologo, primer acto –Maratón –, entreacto, segundo acto –la invasión de Grecia –, tercer acto –Salamina – y un epílogo) tiene una meta muy clara: la batalla de Salamina. Pero, para llegar a comprender lo que supuso esa batalla y por qué es tan importante en la historia de occidente, es preciso narrar un espacio de tiempo de diez años que empieza en el año 490 a.C. (batalla de Maratón) hasta el 480 a.C. (batalla de las Termópilas y Salamina).
La novela se cierra con un apéndice histórico de mucha utilidad en el que el autor toma protagonismo y nos explica su punto de vista acerca de lo que él ha decidido seguir o no, las fuentes, etc., aunque también se añade a la novela una extensa bibliografía. Negrete nos explica un mundo que todos consideramos como dorado de la historia occidental y nos cuenta con detalle sus luces y sombras a través de cuatro personajes fundamentales. Dos masculinos y dos femeninos. Dirige el foco de luz a Temístocles, como protagonista, y por ende a su antagonista Jerjes, rey de Persia, y que está ansioso por vengar la derrota que infligieron los griegos a los persas en Maratón diez años antes, en el 490 a.C. y colocarse a la altura de sus antepasados. Al mismo tiempo, el autor nos presenta los dos personajes femeninos, Apolonia y Artemisia, que se contraponen entre sí, de manera parecida a como lo han hecho los personajes masculinos. Estos cuatro personajes, todos reales, menos Apolonia, son los pilares de la narración y nos van a mostrar dos mundos totalmente distintos entre sí, oriente y occidente, con sus ventajas e inconvenientes a ambos lados del Mediterráneo. Merece la pena profundizar en ese tiempo con esta novela que se lee de una forma amena y didáctica a la vez.

 Espero que os guste

Comentarios

Entradas populares de este blog

PASEANDO CON... EL PIRATA QUE APRESÓ A JULIO CÉSAR

______________________________________________________
“Yo no imaginaba que
volvería a por nosotros” ______________________________________________________

Hoy tenemos con nosotros a un recaudador compulsivo de lo ajeno del mare nostrum…. bueno, a un pirata del Mediterráneo, quien por cierto se va a mantener en el anonimato porque así lo desea.
Vocabula Graeco-Latina: No sé si darle las gracias, por estar con nosotros, ejem, y que sepa que tengo vigiladas mis cosas por si acaso.
Pirata: JajaJajajJa No se preocupe, hombre, me arrepentí y, bueno, pagué por mis delitos.
V.G.: Sí, sí, de hecho, de eso quería hablarle. Tengo entendido que usted ejerció la piratería en el Mediterráneo oriental hacia el año 70 a.C. ¿no es así?
P.: así fue, sí señor, arrrr ¡buenos tiempos! Por aquel entonces hacíamos lo que queríamos, navegábamos libres y sin preocupaciones.
V.G.: Ajam, y, por casualidad, no recordará usted haber abordado un barco, algún quinquerreme o algún transporte en el que viajara un muchacho…

LA BATALLA DE LOS HELVECIOS

LA BATALLA DE LOS HELVECIOS
    escrito por Jorge M. Bernad
Principios del verano del 58 a.C., La Galia Cerca del río Arar (Saona)
I
Una columna de soldados romanos avanzaba silenciosamente en medio de la oscuridad. La cañada por la que marchaban en fila de a dos había sido reconocida por los exploradores del ejército de César a última hora de la tarde. Detectaron que los helvecios habían parado a escasos kilómetros del lugar escogido para levantar el campamento romano y se preparaban para pasar la noche en una llanura al pie de una colina. Volvieron para informar a César de inmediato. Ésta era precisamente la oportunidad que estaba esperando César, procónsul de Roma para las provincias de la Galia Cisalpina, la Galia Transalpina y el Ilírico por un período de cinco años. Llevaba varios días siguiendo a estas gentes que habían incendiado sus ciudades y abandonado sus tierras para asentarse en otras mejores. Habían optado por atravesar la provincia romana en su camino y Roma, o …

PASEANDO CON... CICERÓN

Marco Tulio Cicerón